Inflación

La inflación es el incremento de los precios de bienes y servicios en un país durante un periodo de tiempo. En España, el Instituto Nacional de Estadística (INE) se encarga de medir los precios de una «cesta de la compra» ponderada con más de 400 artículos de diferentes categorías (alimentación, vestido, vivienda, transporte, comunicaciones, enseñanza, ocio y cultura, etc.) en más de 150 municipios de España y publicar todos los meses el Índice de Precios al Consumo (IPC) que refleja la variación de los precios de dicha cesta.

Una subida de los precios de los bienes y servicios supone una pérdida de poder adquisitivo para las familias dado que con el mismo nivel de ingresos, pueden adquirir menos cosas. En el siguiente ejemplo vemos el incremento del precio de un abrigo en 5 años desde los 100 euros iniciales hasta los 110 euros como consecuencia de una inflación del 2% anual.

Causas de la inflación

Existen diversas teorías sobre las causas del incremento de los precios, pero podemos mencionar:

  • Incremento de la demanda: Si hay un aumento de la demanda (eg: incrementa la confianza del consumidor) y ésta es superior a la oferta, los precios tienden a subir.

  • Incremento de los costes de producción: Si los costes de producción aumentan, estos se pueden ver trasladados al consumidor final y el precio aumenta.

  • Otras causas: En casos de conflictos bélicos, desastres naturales, disminución de materias primas o recursos naturales.
Impacto de la inflación en los ahorros

La inflación se come tus ahorros si nos los mueves

Muchos ahorradores guardan su dinero debajo del colchón o en la cuenta corriente del banco sin tener que la inflación se come los ahorros de forma silenciosa y sin que nada le detenga. A continuación vemos un ejemplo de cómo 10.000 euros depositados en una cuenta corriente (sin remuneración) pierden todo su valor en un plazo de 50 años con una inflación del 2% anual.

Una alternativa interesante para sacar rentabilidad a los ahorros es el invertir en crowdlending. Se trata de un nuevo tipo de inversión que ha surgido en los últimos años gracias a la disrupción tecnológica y que permite invertir en préstamos a particulares y empresas y obtener una alta rentabilidad con riesgo moderado y descorrelacionado de los mercados financieros.